Yo no sabía cuál sería tu nombre o cómo sería tu verso, dónde te encontraría o qué color tendrían tus ojos, tampoco sabía cuánto tiempo tardaría en enamorarme de ti… Tan solo que tú serías mi meta, mi razón y mi futuro