Ya tu piel se antoja extraña
y aquellas insomnes palabras
son lágrimas que mis ojos empañan.
En la eterna espera del alba,
tu recuerdo se diluye en mis entrañas,
y tu ausencia doblegó mi alma

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *