Y llegó la tormenta
y con ella quedaron rotos
de tu árbol, su tronco
de tu corazón, tus promesas
de mi verso, su rima
de nuestro viaje, el destino
y solo quedaron lágrimas
que son tormenta todavía

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *