Volver al sur

Montes azules y oscuros en días de lluvia,
dejadme marchar,
cielos cambiantes
como rostros ante el paso del tiempo,
dejadme,

mundo crepuscular, estrella malherida
que apenas desperdiciaste un segundo en mirar,
nubes creadas desde la paleta de un pintor,
luna caprichosa, que te escondes tras de ellas,
dejadme,

que conservo pocas fuerzas para deciros adiós,
que el halo de la casualidad me hizo amaros,
garzas estilizadas y volátiles,
vuestras huellas fueron borradas tras la tormenta,
dejadme,

ríos de anchas riberas,
rocas de playas eternas,
tiempos detenidos en la antesala de los ojos,
eternas soledades,
dejadme,

que aún no terminé mi penitencia a las puertas del paraíso,
que mi infierno se partió en dos al sentiros,
dejadme marchar,
porque de lo contrario podría reventar de felicidad.

4 comentarios en “Volver al sur”

  1. Si no te dejan ellos, te arrastro yo, sólo por la nostalgia con la que hablas del sur y por la belleza y buen gusto con el que lo haces.
    Cuídate, besos y un big abra:
    Spirit of dreams;) (F)

  2. La palabra volver,siempre implica un sentimiento unido al lugar donde se retorna;espero que ese sentimiento sea placentero,tanto como la agradable sensación de recorrer lugares nuevos.
    Un abrazo Ángel.

  3. Spirit, qué sorpresa verte por esta casa! Un “big abra” para ti también. Y un besito.
    Isabel, el sentimiento es placentero, te lo aseguro, a pesar del aire melancólico de mis palabras. Fue un regreso de lo más intenso, pero sé cual es mi sitio. Besos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *