Una tarde de primavera
el amor movió tus alas
dejaste atrás tu tierra
volaste de casa
con esa emoción sincera
que tus palabras
y tus ojos revelan
No te importó la alambrada
ni la fría soledad
solo sus labios alcanzar
en la noche que quisiste eterna
una noche sin mañana
que disipe tu pena
que no permita un alba
sin la luz de tu estrella