Una tarde de primavera
de un día cualquiera
en el círculo de tu boca
aire que tus labios tocan
dejé llevar mis pasos
al calor del ocaso
buscando tu morada
como alma enamorada
esperando en tus ojos la noche
y de tu amor, derroche

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *