Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos (Zhang Yimou, 2009)

Cuando un director de cine ha demostrado a su público que es capaz de hacer grandes películas, indudablemente puede permitirse ciertos caprichos. Después de Sorgo Rojo, Semilla de Crisantemo, ¡Vivir! o El camino a casa, Zhang Yimou ha elaborado un trabajo aparentemente absurdo pero con un acabado impecable. Si habitualmente es el cine americano el que gusta de hacer remakes de películas extranjeras, esta vez es el cine chino el que se atreve a revisar la primera película de los hermanos Coen, Sangre fácil. Yimou vuelve a demostrar que es el rey de la estética preciosista oriental, con un sublime acabado fotográfico.

Puntuación: ★★★★★★★☆☆☆ (7/10)