Un norte sin centro

El consumo cultural está algunos años por delante de la producción de contenidos. Los públicos empujan la evolución de la industria mediante prácticas y usos novedosos. Es probable que haya más pistas sobre el futuro de los medios en el modo en que la audiencia interactúa con los contenidos que en las imágenes impresionistas que imaginamos sobre el porvenir de la producción. (Vía)