Un mar, el mar, el que me vio nacer y me verá al final del camino. El mar que ha acompañado mis sueños, ha iluminado mis días y perfumado mis recuerdos. El mismo mar que inspira mi verso y escribe memorias olvidadas. A ese mar llego cada vez que cierro mis ojos, en ese mar he permanecido siempre.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *