Un laberinto desconcertante

Un laberinto desconcertante

Este laberinto no tiene ningún transfondo simbólico. Es simplemente un juego extremadamente difícil que pone a prueba el límite de resistencia de los ojos. La gran cantidad de líneas de esta figura provoca un estímulo nervioso en la retina que impide que se pueda mirar durante mucho tiempo sin provocar alucinaciones ópticas. Sobre el papel es necesario lápiz y goma de borrar para no perderse, pero sobre la pantalla se hace aún más difícil encontrar el centro.

Espero que no os duela mucho la cabeza buscando el final. Tan sólo quería demostrar que nuestros ojos son uno de los sentidos más engañosos que tenemos.

12 comentarios en “Un laberinto desconcertante”

  1. Yhandros, con tu permiso reproduzco aquí la imagen que nos indicas. Debido al spam, los comentarios con link quedan en espera de moderación. Por eso no se ha publicado al momento.
    Un saludo.

    solucion
  2. Ostiasss…me he vuelto loco. Me duelen los ojos…espero que sea normal..jeje.
    Oye Ángel ya me contarás cómo es que te has pasado por tantas facultades. Personas como tú que abarquen desde las letras hasta las ciencias, pasando por los números pues como que quedan pocas…jeje Saludos.

  3. !!Joer¡¡, no he podido superar lo de seguirlo con los ojos y me ido guiando con el ratón, yyyyyyyyyyyyyyy………………..ni con esas, ¡¡¡se mezcla todo!!!
    Habra que coger el lapiz, aunque ya este el camino aquí arriba.
    Besitos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *