Un descanso

A menudo se hace necesaria una parada que disminuya la vertiginosa velocidad que toma la vida. Un momento de reflexión y encuentro con uno mismo para continuar, si cabe, con más fuerza; enriquecer el alma con nuevas experiencias que satisfagan el espíritu para que revierta en palabras que sean vertidas en este espacio. En unos días volveremos a encontrarnos, si lo deseáis, con nuevos propósitos…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *