Tus lágrimas brotan de mis ojos
en la distancia del sentimiento
en la huella que tus labios
marcaron en mi piel y
hallo una palabra en cada ángulo
de tus manos
nace todo aquello que imaginamos
lo que nunca muere
y jamás dejó de existir
solo en la serenidad de tus brazos
hay agua para nuestra tierra

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *