Tu sonrisa y tu calma

Que nada me robe tu sonrisa,
libre y espontánea,
que tan clara se me presenta,
cóncava y convexa.
Que no me la quiten.

Que nada perturbe tu calma,
serena y reposada,
que tanto me libra de mis violencias,
internas y externas.
Que no me la quiten.

2 comentarios en “Tu sonrisa y tu calma”

  1. Abrazo lentamente tu cuerpo,
    abrazo tu sonrisa, la retengo,
    y aunque no te digo nada, te miro,
    te miro y no te veo.

    Me confundo en ti,
    me aprisiono en ti
    hasta que mi respiración frágil enmudece,
    y ya no oigo sino la tuya
    como única guía de mi existencia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *