Tu esfuerzo
y el mío
sin límite ni frontera
conocidos,
unidos en un manantial
que por fuerza de amor será río,
aunados en todos nuestros sueños
compartidos,
serán clamor perpetuo,
serán silencio en el griterío

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *