Tu aliento se agota en la distancia y tus palabras se perdieron en el camino porque el tiempo ahogó en su inmenso piélago el calor de tu voz.