Transformación

Se detiene el tiempo por unos instantes y me sorprendo al verme suspendido entre dos extremos: la realidad y mi más profunda inspiración. Así que ahora ya no existe el presente o el futuro, ni el pasado, sólo lo permanente, lo intemporal. Entre la fantasía y la ensoñación recorro pausadamente unas sensaciones que me son familiares, mil veces presentes, pero ahora brillan con toda su fuerza e intensidad.

Noto cómo mi cuerpo se va enfriando. Ya no hay nada externo que lo caldee, pero no siento frío. Es imposible sentir frío cuando una fuerza tan inmensa te recorre y te da una nueva vida, desconocida para quienes se suelen quedar en la superficie de las cosas.

Estoy dominado por completo, aunque bien es cierto que no contra mi voluntad. El ente es estupendo. Se lleva parte de mi vida y me regala nuevas porciones que la sustituyen. Aprendo todo lo que me enseña. Es simple. Las cosas, según él, son más simples de lo que imaginaba. Pero aún así, desconfío.

Creo que tras el primer contacto consigo dominar un poco la situación, o eso parece. No creo que permita que se apodere de mi vida, pero no tengo certeza de ello. Cobra vida otra personalidad sin que “ello” se percate. Ya dije que es simple. Quizás cambios más complicados estén reservados a fuerzas futuras aún por llegar, pero esta energía, la mejor que poseo, quedará siempre en mi interior.

17 comentarios en “Transformación”

  1. Angel, que bonito!!!
    Si, es increible la fuerza que nos recorre cuando vamos mas alla de la superficie ,y alli, en lo profundo nos encontamos con la belleza de lo simple.
    Un abrazo! 🙂

  2. Angel… me gustan tus textos…
    Esta descripción del estado en el que sólo estás tu, habitando en el vacío exterior, sólo contigo mismo, creo que es perfecta.

  3. Hola! Primera vez por acá. A tu texto: si no hubieses dicho que te enfriabas poco a poco habría adivinado un buda inmóvil tomando del maná de los aires… Lo de las cosas simples me gustó mucho… hay cosas tan pero tan evidentes, tan cercanas, que por acostumbramiento o por falta de curiosidad elemental los enanitos de la moda y del olvido no captan.

    saludos!

  4. Sentirse dentro y a la vez fuera de uno mismo. Ver el propio cuerpo como una mera carcasa, un contenedor de algo que suele ser yo, pero que ahora, visto desde el exterior, parece vacío. Alejarse de uno mismo, no demasiado, para regresar otra vez al cuerpo frío.
    Percibir el exterior con los sentidos alterados. Ver la música. Escuchar atentamente las luces. Oler el frío…
    En mi vida sólo he experimentado sensación parecida cuando me da por echar mano de eso que, eufemísticamente, llamamos substancias prohibidas. Es lo más cerca que he estado de ese OM del que habla Hesse por boca de Siddharta.

  5. todo tan supeficial….
    el ente es el arte de evadirse….
    un mundo nuevo por conocer…
    gentes con llaves…y que no encuentran la cerradura…

    nuevas formas de evadirse….
    en el extasis del mundo…
    rodeado de esa hierba que huele tan bien.

    saludos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *