Todo ha girado, otra vez

Todo ha girado, otra vez. No digo con esto que sea algo habitual, todo lo contrario, pero sí regular en mi pasado. Todos los giros provienen de una auténtica consciencia de la situación y provocan un posterior aprendizaje. Conllevan un periodo de adaptación y cambio, me atrevo a asegurar, pero para evitar generalizaciones y sesgos hablaré solo del mío.

Escribo en La Casa Giratoria, otra vez. Pero ahora se ha producido el giro que está situando cada uno de mis elementos en su sitio. Escribo y añado una piedra al muro de la casa. Avanzo en las líneas y aparecen nuevas palabras que provocan realidades. Eso es este espacio, un giro enorme que aspira tornarse elemento, un lugar vivo en el que crecer.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *