Tiempo,
tu tiempo y el mío,
en instantes baldíos,
rotos los sentidos,
sin verbo
ni entrañas,
hendidos los sueños,
malheridas las ganas,
tiempo
ni tuyo ni mío,
jamás su nombre
existió en nuestros labios…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *