Tiempo,
tu tiempo y el mío,
en instantes baldíos,
rotos los sentidos,
sin verbo
ni entrañas,
hendidos los sueños,
malheridas las ganas,
tiempo
ni tuyo ni mío,
jamás su nombre
existió en nuestros labios…