Te amé sin pudor, te seguí en eternas noches sin mañana mas cuando partiste sin mirar atrás, no había lágrimas en tu rostro, ni nostalgia en tu mirada, ni quebranto en tu ánimo, solo mi verbo era calma y el recuerdo de tus besos, consuelo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *