No estaría mal que el fugaz reposo me condujera al radiante amanecer de tus ojos