Aún hay esperanza

Altivo
aún sin tu latido,
soberbio
y sin ti perdido,
engreído
de orgullo manido,
herido
en tu orilla sano y vivo