Vencí tus defensas, secuestré tu alma y la uní con delicados lazos a la mía. Nuestros caminos resultaron ser uno solo