Surtidor de escondidos afectos

ven a mi dulce melodía
para mí, sólo para mí
que te escucho
cual canción popular callejera
entre la algarabía de lo pueril
tornado espanto estival
ven
sin hilos que te sujeten fuerte
sin afirmarte en tu desgana
confeccionada de ausencias
tantas, que hoy te reclamo como nueva
fuente o surtidor de escondidos afectos
sin posible liberación hasta que te grito
ven
te suplico, ven
con el pelo ondeando algas marinas
limpias de sal
ven con el alma enroscada al cuerpo
enteramente tuyo
sin compartir, ven
a mis calles prestas a abrirse
a mi canto recién rodado
a mis ruegos de libertad en los lazos
atados con suavidad
al borde del corazón

3 comentarios en “Surtidor de escondidos afectos”

  1. Bellísimo poema;transparente y refrescante como el canto del agua.
    Todo lo que sentimos acaba brotando,como una energía acuática y fluida,nadie le pone puertas a la fuerza del viento,del agua y del corazón.:-)
    Con mi afecto,Ángel;feliz fin de semana.

  2. Estaban allí, pasado el tiempo,
    en cualquier otro lugar,
    pero lejos.

    Nuevamente,
    distantes el uno del otro,
    los ojos fijos, las palabras sin vida,
    una copa inacabada, los labios entreabiertos,
    intentando decir, …¡quién sabe!….

    El tiempo corre demasiado aprisa,
    son las dos de la tarde,
    están angustiados.
    en todo el camino ninguno de los dos habla,
    se miran, se vuelven a mirar… nada…

    Sin embargo estaban allí, pasado el tiempo,
    en cualquier otro lugar,
    pero lejos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *