Solo cuando te añoro, cuando te ausentas de mis sueños, cuando tus rosas se marchitan y las palabras evitan la conversación, un río fluye entre nosotros.