Solitarium

Me buscaré un rincón diminuto
donde no haya llaves ni puertas,
y mi casa será inmensa de todo
y pequeña de espacio;
poco espacio, para que no quepas.

5 comentarios en “Solitarium”

  1. Me ha encantado,Ángel,está lleno de sentimiento, es breve,como todo lo bueno, y contundente.
    Por cierto tengo que agradecerte muchísimo el hecho de haberme dado a conocer a Rodrigo Leao; ¡qué descubrimiento,amigo.!
    Ha sido un flechazo. 😉
    Me encanta y lo escucho a diario desde el otro día,incluso puse también en un post su música.Es una delicia,la verdad;exquisito diría yo.Un beso y gracias.

  2. Bellísima foto. Dudo de si la flor nace de la piedra o del mármol por el color de la fotografía, pero tal vez es ese contraste lo que le de más fuerza.

    Saludos.

  3. Me alegro mucho, Isabel, de haberte dado a conocer a este músico portugués. ¿Sabes que era el teclista de Madredeus en sus primeros discos? Hace unos años que se separó del grupo y sigue regalándonos maravillosas composiciones.

    Vicen, la flor de la fotografía nace en la piedra, concretamente en Prazeres (Lisboa). Puede parecer tétrico el lugar, pero es absolutamente impresionante visitarlo. Y todo un estímulo fotográfico.

    Un fuerte abrazo.

  4. Impactante la foto y sobre todo el texto. Estoy de acuerdo con Isabel: breve, pero muy contundente.

    Hace ya tiempo que, por cierta historia, acabé conociendo la casa giratoria, y desde entonces, de vez en cuando salgo a pasar por aquí, y me despejo.

    Tanto que creo que me inspiró para montar mi propio pequeño espacio de sensaciones. Si os apetece, os invito a pasar: http://www.mundofotos.net/javimarco

    Seguid creando!!!

  5. Angel, esta fotografia me parece un punto y aparte. ¡Es francamente bella!…

    Lo que fuimos,
    Lo que no somos, ni seremos.

    Lo que soñamos,
    Lo que creímos,
    Lo que amamos,
    Lo que forjamos,
    Lo que imaginamos,
    Lo que trazamos,

    Nada es hoy, pues nada poseemos.
    Pasa el tiempo, los años y los meses.
    Pasa la vida, el amor, la locura.
    Pasa sí, con el tiempo…la amargura.
    Pero el dolor del recuerdo permanece.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *