Silencios reptan por nuestra piel
se alimentan de nuestro hastío
en azules inviernos alcanzo tu miel
trocando tu verbo en mío