Sigo aquí como cada mañana
plantado en la misma playa
contemplando un onírico confín
donde tu alma perdí
Prometiste regresar
rescatarme de la soledad
mas en vano espero a mi sirena
y mis lágrimas no cesan
Seguiré aquí cada mañana
por si aún quedase esperanza
volveré a desearte sin miedo
a amarte en silencio
escondido bajo estas sombras
protegido en tu prosa