Sigo al final de la escalera, sintiendo que tú eres la alcoba donde cada noche descansa mi inspiración, esperando los besos que escriben mis versos, aguardando el alba que tus manos anuncian.