Siempre me tuve por altruista,
aunque pequé de pesimista,
mis deseos fueron realistas
y mis palabras, imprevistas,
de ti me declaro fetichista.
Pido con actitud idealista,
una vida de color provista
y un amor sin aristas…