Si fuera fácil soñar, si fuera sencillo reptar por tus sueños y alcanzar tu corazón, mi alma navegaría a través del mar del crepúsculo sin otra dirección que tu piel, sin otra brújula que tu mirada. Si fuese fácil preservar tu amor, si bastase con protegerle de palabras necias y miradas ambiciosas, con ternura crearía un lecho donde pudieras soñar… conmigo.