Sentado en tu orilla, mis palabras se deslizan a través de aquellos atardeceres que una vez evocaron en tu corazón en tu recuerdo, el mar.