Rompe silencios la tarde,
en orillas que albergan naufragios,
emergen palabras ausentes,
añoradas en días solitarios,
regocijo que conduce a tierra,
el timón de un navío extraviado.