Regreso al destino que nunca dejé,
solo y aletargado
buscó un resquicio entre olvidados recuerdos,
un soplo de vida junto a mi audacia,
flojedad en mi espíritu
y todo se torna visiones irreales…
y el fin se convierte en principio
en un bucle que jamás había parado

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *