Recuerdas aquella luna
bajo la que me miraste,
lleno de dulzura
me besaste
toda nuestra locura
en un solo instante
tornó a cordura
Mis lágrimas derramaste
en noches enjutas
tristes e interminables
no deseo más negrura
ni reproches acres
aún en mi memoria aquella luna
revive de forma inquietante
tus primeros besos sin mesura
los mismos que negaste

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *