Recluí mi alma en un escondido lugar donde pudiera meditar, donde los ecos del mundo no alcanzasen y sumido como estaba en esa oscuridad, tu luz atravesó los muros de mis reticencias y alivió la distancia que provocaron mis heridas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *