Quizás sólo cuando la hora de tu retorno se aproxima comience a sentir vida, quizás mi corazón palpite con más brío al saberte cerca, quizás y solo quizás te he echado de menos desde el momento de tu partida

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *