Preguntas con respuesta

Propongo una reflexión a partir de este sugerente y magnífico vídeo de animación: Doll Face de Andy Huang.

¿Vivimos en función de nuestros deseos? Y si esto es así, ¿hasta dónde seríamos capaces de llegar para conseguirlos? Es más, ¿son nuestros deseos realmente propios, o nos vienen impuestos desde el exterior? ¿Quiénes somos realmente, nosotros mismos o la imagen de nosotros que desde afuera nos han creado?

Cualquier realidad es mucho más valiosa que su prototipo virtual, un ideal creado únicamente para frustrarla y finalmente destruirla como entidad independiente, arrancándola de sus raíces.

2 comentarios en “Preguntas con respuesta”

  1. Excelente video, Ángel, que retrata fidedignamente por qué hay tantas personas que, no aceptándose, se sienten desgraciadas y acaban autodestruyéndose, intentando ser lo que no son.

    Me viene a la mente lo que fran escribió hace unos días en “la buena estrella”.

    El valor de la autoestima es importante en un mundo sobrecargado de mensajes externos en el que poco o nada eres si no tienes “un cuerpo danone”; si no utilizas tal cosmético “porque tú lo vales”; y tantos etcéteras con los que desde todos los medios nos bombardean.

    Aquellos que no tienen “voluntad para enfrentarse con la propia realidad sin ambages, aceptarla y transformarla desde dentro de sí mismos” están condenados de antemano a la infelicidad. Y asumirse no es sinónimo de resignarse: es la batalla de cada día para ser quienes somos y que nada, ni siquiera nosotros mismos, contribuyamos a destrozarnos por anhelar imposibles.

    Buen comentario hacía fran acerca de que solemos buscar la felicidad más en lo que deseamos y no tenemos, que en lo que la vida ya nos ha dado… y nos sigue dando cada nuevo día.

    La negación del propio yo y de la propia realidad puede convertirnos en muñecos rotos.

  2. Un hombre que desee ser algo distinto de lo que es: miembro del Parlamento, tendero boyante, abogado prominente, juez, o cualquier otra cosa igualmente aburrida, conseguirá, sin duda, ser lo que desea. Ese es su castigo; los que desean una máscara tienen que llevarla puesta.
    (De profundis – Oscar Wilde).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *