Por un instante fuiste río,
agua que alimenta campos
caudal mágico, manantial bendito
Tus besos resultaron vanos,
tan escasos como vacíos,
tus palabras quemaban las manos
de un amor dividido,
agotaron paciencias tus labios,
convirtiendo campos en baldío
donde solo llega el llanto…
Tú, por un instante, fuiste río.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *