Perpetuum mobile

Bajo la luna de junio
te encontré,
me encontraste
al borde del solsticio,
del corazón,
de la vida.

Fueron tus ojos anhelantes
o fue mi piel la que
al tacto
hizo estallar el universo
al sentir tu cercanía,
tan llena de amor.

Un amor que, de tan inesperado
como esclarecido fue,
ya no tiene marcha atrás.