Oráculo

imagen
Ahora que se rompe el tiempo
gobernado por su gran espiral
de milenios vacíos de pensamiento,
te pregunto, vacuo oráculo de respuestas,
por qué nunca respondes a las plegarias,
sabiendo, como sé, del sinsentido
que es reclamarte a contracorriente.
imagen
Y lo sé porque en tu devenir eterno
no somos más que minúsculas partículas
a las que atender, con similar intensidad
que la existencia de las estrellas
o la permanente y eterna descomposición
de todo cuanto es, de la existencia entera.
imagen
Qué se yo, en lo más hondo de mi tierra,
de las leyes de los hombres, de tantas emociones
desatadas en conjunción con los astros todos
y de tantos sentimientos incontenibles
que inundan el mundo que mi cuerpo habita.
imagen
Es aquí y ahora, colmado de interrogantes
cuya respuesta dudo querer conocer, tierra,
cielo, tiempo intermitente plagado de agujeros
entre todos y cada uno de mis actos
imagen
que me entrego al dulce porvenir de las plantas,
al batir de alas de las mariposas,
a los vientos sublimes en tantos desiertos.
imagen
Érase una vez un símil de persona
que decidió vender su alma a la casualidad.
imagen
En la espera, acariciaba sus alas blancas.
imagen

5 comentarios en “Oráculo”

  1. nadie sabe si esto que hacemos forma parte de un gran plan del universo o de una recolocacion de nuestras vidas, de manos de unos desconocidos seres a los que ponemos nombres para hacerlos mas cercanos, o simplemente se trata de un cumulo de acontecimientos al azar.
    Ni lo sabremos, pero todo el mundo tiene una teoria, y yo me pregunto ¿que opcion es mejor?: pensar que el futuro esta en nuestras manos para que nuestros actos esten cargados de esperanzas y esfuerzos, o por el contrario optar por creer en el destino guia nuestros pasos evitando asi que nuestros fracasos desolen nuestros animos ya que nuca sera culpa nuestra sino de la mano invisible que todo lo mueve.

    En todo caso, es cierto que pase lo que pase, si has de avandonarte a tu suerte o vas escribirte tu propio destino, nunca dejes de ver las perlas en el musgo.
    un gran saludo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *