“Ocharcoaga”, de Jordi Grau

Cuando el general Franco visitó Bilbao en 1959 y vio las condiciones en que vivían muchos de los ciudadanos, hacinados en miserables chabolas, ordenó a los funcionarios del régimen que les construyeran viviendas ‘dignas’. “¡Háganles casas como Dios manda!”, dijo. Para ahorrarse una nueva visita a la ciudad se ordenó filmar un documental sobre el proceso que solo vería él. Jordi Grau, el director encargado del proyecto, siguiendo las férreas órdenes recibidas desde el Ministerio de Vivienda, elaboró un magistral trabajo de contrapropaganda que el dictador rechazaría por ‘excesivo’.

Esta película de once minutos no se estrenó en ningún cine. Se elaboró para un único espectador: Franco. Afortunadamente ha sido restaurada y estrenada para que todos podamos disfrutarla.

Otxarkoaga, en euskera, significa «Lugar de flores amarillas».

Más información:
Cuando las películas se filmaban para un solo espectador