Nunca llega el alba cuando se la espera, la noche robó mi sosiego y los límites de mi lecho. En un tiempo sin fin, mis recuerdos se aferran a tu imagen pero si miro en mi interior, hace mucho que desapareciste.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *