No volverán jubilosas mañanas
empapadas en pasión,
pues solo tu regreso sana
las grietas de mi corazón