No vivo sin el oxigeno de tu presencia,
sin la emoción de tu espera,
cuidado y providencia…
La fértil siembra,
perdida de eternas creencias
y vanas promesas,
en tierras antaño yermas,
a tus besos despiertan…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *