Nada es por casualidad

A la vez que nada es por casualidad, no hay nada preestablecido. La realidad la construimos nosotros a cada instante haciendo del destino una utopía en permanente proceso de elaboración.