Motivos para escribir

Siempre quise escribir un diario, el típico diario personal donde alguien escribe sobre sí mismo sin pudor ni omisiones. El temor a que este cuaderno fuese encontrado y leído por alguien, sin yo saberlo, me hizo desistir de cada una de mis intenciones para llevarlo a cabo. Sin embargo hay otras vías para poder escribir. Un diario es cuestión de empezar y no parar, sin pensar en nada más. Así que allá voy.

No me acuerdo de mi pasado, soy amnésico, y por eso tengo la imperiosa necesidad de reflejar aquí todo cuanto ocurre en mi mundo para que quede constancia antes de que lo olvide.

Este es mi cuaderno público, para todos aquellos que gusten de inmiscuirse en las vidas de los demás y para mí mismo, por supuesto. Supero el temor a que este cuaderno sea encontrado de una forma tan fácil como efectiva: publicándolo. Así no hay temor, porque ya sé que siempre habrá alguien que leerá todo cuanto quede aquí reflejado.

Un solo pero: sigo teniendo debilidad por el cuaderno en papel, el tacto de sus hojas, el leve sonido del lápiz deslizándose, y siempre habrá páginas escritas únicamente para ser guardadas, a modo de catarsis. Nadie es perfecto. Además, ¿cómo expresar con palabras aquello que únicamente se puede apreciar con los sentidos? El intento de hacerlo queda guardado en las entrañas de mi libro de almohada.

9 comentarios en “Motivos para escribir”

  1. De verdad eres amnésico?…
    Ciertamente uno puede leer entre lineas como es tu imagen, tanto en el aspecto personal, como individual. Tus estados de ánimo, autoestima, tristeza.
    Yo tambien, tengo debilidad por el típico cuaderno de papel y por las servilletas de algun que otro bar, donde van surgiendo los poemas que luego copio en tu blog. Los llevo fuera de mi mente, intentando que poco a poco cobren vida y caminen solos.

  2. ¡Ya quisiera algunas veces serlo, Carmen! 😉
    No…, es broma. Tan sólo es un recurso poético, o como quieras llamarlo. Lo del cuaderno sí que es verdad verdadera, y me alegra compartir contigo esa debilidad, pues hace que el blog brille más bonito con las palabras que luego transcribes de tu cuaderno a esta Casa.
    En cuanto a lo de “leer entre líneas”, ufff… En La Casa Giratoria hay textos actuales, otros de años pasados, una mezcla de fechas que me lleva a decir que este blog es casi atemporal. Creo que es difícil hacerse una idea clara de mi persona en estos momentos, pero ciertamente es algo inevitable en los lectores. Es como los locutores de radio que te encantan y nunca les has visto la cara (salvando todas las distancias). Pero sabes que te encantan… y con eso es más que suficiente…
    Besos mil!

  3. uffffffffffff complicada esa pregunta ,la verdad es que ni yo misma lo se , de todos modos es lo mismo pues todo depende del momento en el que me encuentre..no te preocupes que yo sola lo encontrare y cuando lo haga ya te aviso si eso…

  4. yo creo que escribiria lo que no me atreveria a contar… a mis clientes…mis hermanos…mis amantes…
    Por eso da apuro encontrarse con tus propias sombras que alguien lo lea es posterior, mientras escribes mil generaciones supervisan el tono que usas, cuan número de detalles hace falta… y sobretodo: Ser capaz de sorprenderse a uno mismo… Änimo

  5. osti no me acordaba que habia escrito aqui…si esque es muy grande esta casa,aunque yo ya encontre ese rincon y esa fotoooooooooo jejeje mmuuaakks.)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *