Mis manos buscaron señales,
agotando líneas interminables
en oscuros pergaminos,
solo en ti
existe un epílogo