Mis dedos trazan líneas paralelas que tejen una delicada red donde puedo mecer tus sueños, cuidar tu alma y proteger tu descanso. Soy el guardián de tu sonrisa, capitán de tu guardia y defensor de tu corazón. Mis dedos trazan líneas perpendiculares que tejen una red robusta que cuida nuestra felicidad.