Mi corazón no sabe cómo escribir tu nombre, ha olvidado el perfume de tu ser, la luz de tu sonrisa y el cálido abrazo de tu mirada. Tu presencia bastaba para alentar su latido, el tono de tu voz era el ritmo que mi pulso mantenía pero eres ausencia y nada parece sanar su herida. El tiempo ha borrado la tinta de tus promesas, ahora solo eres un recuerdo y mi corazón ya no sabe cómo escribir tu nombre.