Mi alma saltó en pedazos, no pudo soportar el invierno de tu adiós, y mi esperanza se rompe en un lecho que no conserva tu esencia. Una noche sin luna presagia un mañana sin tu luz…